¿Cómo hacer esquemas?

Es probable, que a pesar de haber estudiado una carrera o llevar tiempo estudiando, no sepas hacer esquemas simplificados y con toda la información relevante. Esto, en una oposición, es un problema. Pierdes una herramienta muy potente de ayuda a la memorización y que además, facilita integrar bloques de contenido complejos.

En primer lugar, debes asumir que los esquemas, no son sustitutos de los resúmenes, por lo que no tienes que volver a escribir lo mismo, ni  hacerlos pensando en no dejarte nada. Los esquemas son mapas mentales básicos y simplificados con contenido complementario a tus apuntes.

Además, son el resultado de muchas vueltas al temario, por lo que, seguramente, tendrás que repetir y mejorar tus esquemas según vayas comprendiendo e integrando mejor el tema. No te aferres a tu primer esquema. De hecho, una señal de que avanzas es, cuando tú mismo te das cuenta de que el esquema se puede hacer mejor o más completo.

Los esquemas necesitan un esfuerzo para comprender la información y trasladarla de modo simplificado al papel. Es decir, no es volver a copiar lo mismo sin pensar. Requieren un procesamiento más profundo. Por eso, tanto al hacerlos, como al repasarlos, estás estudiando. No pienses que pierdes tiempo por hacer esquemas, estás procesando la información en un nivel más profundo, favoreciendo así la memoria a largo plazo.

El proceso es el siguiente: leer y subrayar un tema o ley, hacer un esquema básico con las estructura (puede coincidir con los epígrafes o títulos), realizar varias lecturas comprensivas, hacer un esquema más complejo, seguir estudiando, repasar esquema y mejorarlo.

Además, tienes que tener en cuenta que el formato es relevante y debe ser coherente con el tipo de contenido. Todos comprenderán la información de izquierda a derecha o de arriba a abajo, así ayudas al cerebro a procesar de forma lógica. Te explico los más comunes:

  • Con columnas: formato vertical, bueno para categorías semejantes pero diferenciadas.
  • Con llaves: formato horizontal de izquierda a derecha, para categorías y subcategorías de conceptos.
  • Con diagramas o cajas: de arriba a abajo para, por ejemplo, estructuras de organismos.
  • De procesos: de izquierda a derecha y con flechas.
  • Piramidales: para jerarquías, ideal para leyes, reales decretos, etc.
  • Tablas: perfecto para agrupar información semejante, pero con detalles diferentes  importantes (plazos, tipos, etc).

Recuerda escribir sólo las palabras clave e ideas principales.

Estos esquemas te ayudarán a organizar la información, sintetizarla y memorizarla con precisión. Intenta utilizar una libreta pequeña para facilitar la memoria fotográfica. Repásala todos los días aumentando los “microarrastres” del contenido más importante o complejo. Los esquemas no sustituyen los apuntes o las leyes, pero son un formato facilitador del estudio de gran potencia, que no debes desaprovechar.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s