Estrategia para hacer exámenes tipo test

Del mismo modo que es importante tener una estrategia eficaz en la fase de estudio, es fundamental tener claro cómo abordar el examen antes de enfrentarnos a él. El día decisivo del examen no puedes permitirte improvisar, bloquearte o jugártela a cara o cruz.

Para que los nervios no te traicionen, debes tener claros los pasos que vas a seguir a la hora de contestar el test. Así, evitarás desastres varios tipo: no tener tiempo a leer todo el examen, sufrir bloqueo en las primeras preguntas y perder demasiado tiempo, tener la sensación de la “mente en blanco” o dar solamente una vuelta al examen.

La estrategia para contestar exámenes tipo test debe estar compuesta, si es posible, de tres vueltas:

  • 1ª Vuelta: Contestaremos y buscaremos sólo las preguntas fáciles y seguras. Es decir, si las primeras preguntas son muy enrevesadas o largas, directamente pasamos a la siguiente y así, hasta llegar a las que sabemos seguras (a veces las primeras preguntas son muy complejas y pueden paralizarte). Las respuestas seguras las anotamos directamente en la plantilla oficial de respuestas. Al mismo tiempo, vamos utilizando marcas para las dudosas (?), las que no sabemos (X), rodeamos las palabras clave, las negaciones, los “señale la incorrecta”, etc. ¿POR QUÉ? Porque así evitamos bloqueos iniciales si encontramos preguntas muy largas o difíciles y porque ganamos mucho tiempo para poder dedicárselo a la 2ª vuelta. Además, al finalizar esta primera vuelta, ya tenemos un número de respuestas en la plantilla que están bien, así como marcas informativas, afrontando la segunda vuelta con más información y tranquilidad.
  • 2ª Vuelta: Volvemos a esas preguntas que habíamos marcado con una interrogación (?) u otro símbolo porque nos las sabemos, pero requieren más tiempo por ser largas, complicadas o hay que pensar un poco más. De esta vuelta segunda, saldrán otro bloque de respuestas netas correctas, que anotaremos directamente en la plantilla de respuestas. ¿POR QUÉ? Porque estas respuestas complejas las abordamos mejor desde la tranquilidad y serenidad, que desde los nervios iniciales.
  • 3ª Vuelta: Releemos las preguntas que habíamos marcado porque dudamos entre 2 y, en este punto, tenemos que tomar decisiones: ¿arriesgarse o no arriesgarse? He ahí la cuestión. ¿De qué depende tomar una u otra decisión?. En mi opinión, del número de respuestas netas correctas que hayas contestado, del posible corte que puede haber ese año o de tu tendencia a la hora de responder (si habitualmente aciertas cuando te arriesgas o si te equivocas, ya que el día del examen va a ocurrir exactamente lo mismo). ¿POR QUÉ? Porque en algunos casos te conviene arriesgarte y otros no, y eso ya, es decisión de cada opositor.

Conclusión: Dedicad un tiempo a definir los pasos a seguir a la hora de contestar el test utilizando este sistema como base y entrenadlo siempre que hagáis simulacros. A hacer test se aprende, es importante entrenar en la fase de estudio lo más parecido a la prueba real: con cronómetro, sobre la plantilla oficial de respuestas y siguiendo un plan de respuestas. Espero que os sirva de ayuda. Sentíos libres para expresar vuestras experiencias u opiniones sobre este tema.

2 comentarios en “Estrategia para hacer exámenes tipo test

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s